Madrid
listas@juanquijano.es

¿Dónde están mis servicios? Regiones, emparejados y zonas de disponibilidad

Una de las tantas decisiones que tengo que tomar cuando diseño la arquitectura de una plataforma en Azure (y en Cloud en general) es dónde sitúo mis servicios, geográficamente.

Hasta ahora, Azure ofrecía 36 regiones diferentes entre donde poder escoger; pero también había que tener en cuenta las regiones  emparejadas, y sus ventajas específicas.

Actualmente, aún en preview, por fín llegan las zonas de disponibilidad, para reforzar la resistencia y resiliencia de mi infraestructura frente a fallos a nivel del centro de datos.

Regiones geográficas

Las regiones en Azure son conjuntos de centros de datos, situados en «regiones» específicas a lo largo y ancho del planeta.

En la actualidad ya vamos por 36 diferentes – siendo Azure puntera al desembarcar en África -, pero está previsto el abrir otras 6 regiones más en los próximos meses.

Todo ello entrelazado por una red mundial de telecomunicaciones de alta velocidad, desplegada en conjunto con cientos de partners.

Para decidir qué región utilizar, la primera regla es que esté lo más cerca posible de los clientes, para evitar problemas de velocidad de transferencia o latencia;  y luego se matiza con las leyes y restricciones que imponen los países y organizaciones al almacenamiento y acceso a los datos.

Por defecto, yo he estado utilizando Europa Norte hasta hace nada, cuando empezó a dar indicios de saturación, y ahora utilizo Europa Oeste.

Aunque, posiblemente, vuelva a utilizar la primera región al leer que se han iniciado los trabajos de nuevas plantas de generación de electricidad, para los cuatro nuevos centros de datos que, se van a construir e integrar en la región.

Regiones pareadas

Una cosa no tan conocida en Azure, son las regiones pareadas. Esto es, cada conjunto de datacenters que configura una región, está conectado directa y físicamente con otra región de la misma zona geográfica; pero con la característica de estar, al menos, a 300 kilómetros de distancia.

Esto, por un lado, reduce la probabilidad de que los desastres naturales, los disturbios civiles, los cortes del suministro eléctrico o las interrupciones de la red física afecten simultáneamente a ambas regiones.

Por otro lado, los servicios replicados (storage, VM, etc.) utilizan de forma automática su región pareada, al tener una conexión más rápida y eficiente.

Y, también, tanto las actualizaciones de Azure como las recuperaciones se realizan de forma prioritaria en las regiones pareadas.

Zonas de disponibilidad

Y ahora, Azure anuncia una nivel más para definir en donde puedo situar mis servicios; siempre con el objetivo de incrementar el nivel de resistencia ante fallos físicos: las zonas de disponibilidad.

Como he descrito anteriormente, cada región está compuesta de múltiples centros de datos. Pues las Zonas de disponibilidad me permite escoger entre tres de esos datacenter y situar en cada uno de ellos los diferentes servicios publicados.

«Las zonas de disponibilidad ayudan a protegerse frente a errores en el nivel de centro de datos. Se encuentran dentro de una región de Azure y cada una de ellas tiene sus fuentes de alimentación, redes y sistemas de refrigeración propios e independientes. Para garantizar la resistencia, hay un mínimo de tres zonas independientes en todas las regiones habilitadas. La separación física y lógica de las zonas de disponibilidad dentro de una región protege las aplicaciones y los datos frente a errores en el nivel de zona»

Así, con las Regiones (cada vez más), con sus pares y con las zonas de disponibilidad, tengo más que suficientes mecanismos y argumentos para disipar cualquier duda sobre la disponibilidad, resistencia y resiliencia de mis servicios en Azure.

Más información | Regiones, Regiones emparejadas de AzureIntroducción a las zonas de disponibilidad en Azure

Tags:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: